El Secreto de la Paz

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16.33

El secreto de la paz está en una relación personal y de confianza en Cristo. Es claro el Señor Jesús cuando dice “En mí”, la paz la debemos tener en él.

 

Para ser muy precisos:
• La paz no se encuentra en alguna cosa. No porque tengamos los recursos económicos que soñamos, vamos a tener paz. La paz no se encuentra en nada material.
• La paz no se encuentra en alguna relación humana. Algunos piensan que cuando tengan una relación de amistad profunda tendrán paz, cuando encuentren el hombre o la mujer ideal van a encontrar paz. La realidad es que si usted no tiene paz, esa relación se puede convertir en algo enfermizo y aún llegar a ser conflictivo. La paz no se encuentra en ninguna relación humana.
• La paz no se encuentra en una ceremonia. No se encuentra en una religión, en cantar de alguna manera, en participar en ciertos ritos por más solemnes o significativos que sean, la paz no se encuentra en una religión.

La paz de Dios, la paz profunda, la paz duradera, solo se encuentra en una relación personal y de confianza con Cristo. La amistad con Jesús es el único camino para disfrutar del amor de Dios.

Queremos oir tus comentarios

Donde Vayas

Estaba perdido y me encontraste aquí,
Tu gracia me rescató.
Y aun en tinieblas, Señor me diste tu luz.
En ti pude renacer

Tu compraste, Dios, mi vida
Tu pagaste con tu sangre, mi perdón
Te pertenezco, Señor.

Te seguiré a donde vayas
Mi corazón te pertenece
Tuyo soy por siempre.

Estaba perdido y me encontraste así
De pronto volví a vivir
Y cuando fui ciego, tu amor mis ojos abrió
Tu espíritu me hizo ver.

/ Por siempre, tuya es mi vida
Voy a seguirte en cada paso.

Letra y música por Alejandro Palacios.
Monterrey, México. 2014.
×
Quédate Cerca

Alguna vez escuché
de un amor que hace a las flores renacer, revivir
Y vestirse como nadie en su esplendor.

Alguna vez escuché
de un amor que hace a las aves despertar y cantar
emprender el vuelo otro día más.

Alguna vez escuché
de un amor que hace a la gente sonreír, ser feliz.
Y en un momento, tu cruz, perdido encontré
Desde ese entonces yo soy feliz por El.

Y al final tu dulce voz llamándome
Ya no estoy solo
Y al final tu dulce voz llamándome
Ya no estoy solo
Quédate cerca, quédate cerca, cerca de mi.

Letra y música por Alejandro Palacios.
Monterrey, México. 2014.
×